Search

Hasta el último hombre: Crítica

Mel Gibson vuelve a la dirección de una película, en esta ocasión bélica pero basada en hechos reales. Cuenta la historia de Desmond Doss, un joven medico militar, la primera persona declarada objetor de conciencia que fue reconocida con la Medalla de Honor del Congreso. Se trata de una película que a priori puede parecer demasiado patriótica, dirigida al público al que le guste este género bélico, pero al contrario de lo que puede parecer es una película muy redonda, con una historia que quizás esté pueda parecer algo exaltada, pero con un contraste de pura realidad, contando lo que ocurre en un campo de batalla.

Andrew Garfield, revalorizándose como actor

Andrew Garfield (Silencio, Amazing Spiderman) es el protagonista, un chico alegre que se ha criado entre violencia debido principalmente a la generada por su padre, veterano de guerra, y que decide tomar el camino pacifista. Su juventud transcurre con el conflicto de la segunda guerra mundial de fondo, y se ve conducido a alistarse debido a su obligación moral con su país.Durante el periodo de entrenamiento, veremos como el sistema no está preparado para que un objetor de conciencia se incorpore a un grupo tan especifico como el militar.

El bueno de Desmond tendrá problemas y enfrentamientos con sus compañeros y superiores, lo que no impedirá que se forme como soldado y sea enviado al centro de un conflicto como médico de guerra. Al ser prácticamente un biopic, Andrew luce de forma extraordinaria, se podría decir que es una película creada para él aunque sea complicado lucirse en un entorno tan hostil. Es una grata noticia ver como Andrew ha conseguido guiar su carrera de actor hacia un cine mucho más adulto. En esta ocasión realiza un papel muy bueno, le da a su personaje un toque de calma que contrasta con lo que acontece.

Crudeza de la guerra

Y aunque Mel Gibson tenga claro el mensaje de la película, nos regala una violencia muy real y unas imágenes muy duras del conflicto. Realmente no soy muy fan de este tipo de escenas, pero consigue con su forma de rodar ponerte con un nudo en el estomago sin mostrar imágenes que te hagan retirar la vista de la pantalla, imágenes duras pero secuencias muy bien realizadas. 

Desmond Doss, ¿mito o realidad?

Es complicado realizar una película de este tipo, enfocada a un personaje, con hechos que se produjeron hace tiempo sin caer en una exageración de los actos, y en ocasiones te queda la duda de si lo que nos muestran es realmente lo que pasó. Algunas escenas me parecieron algo curiosas, pero aún así es una buena historia dónde su éxito se basa en tres pilares: sus actuaciones, el rodaje de las acciones bélicas y como está dirigida, con el típico toque de Mel Gibson.

https://youtu.be/HpW6qzO4LHI
Valora este post

Comentarios

  • Entretenimiento8
  • Interpretaciones8
  • Banda Sonora6
  • El Final7
  • Aspectos Técnicos9
  • 7.6

    Score

    Interesante película bélica, que cuenta la guerra desde otra perspectiva. Gran trabajo de rodaje de Mel Gibson, su mejor obra por detras de Braveheart


Amante del cine desde pequeña, ¡y muy fan de las películas de Tarantino! Me gusta cualquier género y tipo de película, pero sobre todo ¡Hablar y compartir mi pasión con los demás!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies