Search

Sully: La repetición de Eastwood

En aquellos años 60 y 70 cuando el Spaghetti Western se apoderaba de las salas de cine en Estados Unidos, Clint Eastwood, bajo la dirección de Sergio Leone, cultivaba una fama como actor que lo convertiría en lo que es hoy: una leyenda del género.

Más adelante, en el mismo año que se estrenaba “Dirty Harry” (1971), un clásico que él mismo protagoniza, se iniciaría como director con la cinta “Play Misty For Me” (1971). Desde entonces, ha añadido a su filmografía un puñado de películas que habitualmente suele dirigir, producir, escribir y en muchos casos, protagonizar.

Tanto es así que -como director- nos ha entregado películas tan importantes como “Unforgiven” (1992), “Mystic River” (2003) o “Million Dollar Baby” (2004). Sin embargo, tras esa extensa carrera, en sus últimos años no lo hemos visto tan sobrio como suele llegar a ser, muestra de ello son sus producciones más recientes: “American Sniper” (2014) y “Sully” (2016) que parecen ser la misma película.

Eastwood se repite

Sí, es cierto, digo que Clint Eastwood se repite porque desde la apreciación de este servidor, me ha parecido que el aclamado director ha hecho la misma película dos veces seguidas, claro está, con un argumento que no tiene nada que ver el uno con el otro. Pero por más que quiera, no puedo dejar de encontrar similitudes en ambas películas y es que, en definitiva, son exageradamente evidentes.

La estructura narrativa es igual en la historia de Chris Kyle y en la de Sully. Ambas películas son una representación del “héroe real americano”, hombres de carne y hueso que con sus increíbles valores y patriotismo, dan lo mejor de sí mismos. En el primer caso, Kyle es un héroe de guerra y el segundo, Sully es un capitán como ningún otro, es sin lugar a dudas un personaje más cotidiano. Sin embargo, hasta ahí no está mal, pero lo que molesta es que las dos historias son contadas de igual forma.

Lo mejor: sus secuencias de acción

Sully inicia con una pesadilla del momento culmen: el accidente. Sin más, con un inicio que toma desprevenido al espectador y hace que por un pequeño instante se quede con los ojos clavados en la pantalla. La película nos mete en un ir y venir del personaje, en donde examinará durante todo el film si hizo o no lo correcto.

Después de eso Eastwood nos entregará lo mejor que tiene la película -la secuencia de acción- por partecitas en las que a través de constantes recuerdos va ir reconstruyendo todo el hecho principal. Tal cual, en “American Sniper”, Chris Kyle realiza cuatro viajes a Irak en donde se desarrollan los temas más interesantes y las escenas visualmente más impactantes.

Si hay algo que aplaudirle a Eastwood en estas dos últimas producciones, es que su vitalidad para construir escenas de acción sigue intacta, pues estas secuencias despiertan sentidos al espectador y logra conectarnos con sus personajes. Por ejemplo, el diseño sonoro en estas secuencias despierta latidos cuando uno menos lo espera.

Relaciones por teléfono

Es lo que más me ha fastidado, primero ocurrió en “American Sniper” y ahora en “Sully”. El personaje principal mantiene una relación con su esposa por teléfono móvil. En ambos casos, los personajes están lejos de casa y la relación se desarrolla por llamadas telefónicas, en donde vemos planos de los actores trabajando solos. Si la intención es mostrar la soledad y el sacrificio del héroe, jamás se logra, no establece empatía con los personajes y termina por aburrir.

Pinceladas de una infancia

En las dos películas, el director usa un recurso que termina siendo cursi, pues toma como punto de partida la infancia del protagonista. En el 2014, muestra como el padre de Kyle le inicia en el mundo de la caza, despierta su amor por el rifle y sobretodo el sentido de servicio por su patria. Con Sully, es un poco diferente pero mantiene la misma esencia, vemos a un adolescente con un hombre que si bien no es su padre, conserva la figura paternal, quien es su mentor e instructor de pilotaje.

No es que esté mal  iniciar una historia con la infancia del protagonista, pero el problema en este caso es que Eastwood, usa dicho recurso solo para justificar el sentimiento que a priori, se supone que tiene el personaje.

La cinta, como he dicho anteriormente, tiene su fuerza en la construcción de escenas de acción. Tom Hanks, no sorprende, tiene un personaje en todo caso plano, con guiños a “Captian Phillips” (2013)  por momentos, pero menos importante. Sabemos que “Sully” tiene una nominación al Oscar a Mejor Edición de Sonido, sin embargo, tiene rivales que este año han hecho un excelente trabajo en la mezcla de sonido.

https://www.youtube.com/watch?v=jJv6VRDoIvQ
Finalmente, hay que decir que aunque Eastwood se repite, no deja de ser un director taquillero por excelencia, pues aunque los resultados no fueron los que se esperaban, sí supero los 200 millones de dólares en la recaudación.

Sully: La repetición de Eastwood
5 1 voto

Comentarios

  • Entretenimiento7
  • Interpretaciones 6
  • Banda Sonora6
  • El Final 6
  • Aspectos Técnicos 8
  • 6.6

    Score

    Las similitudes narrativas entre "American Sniper" y "Sully", desmeritan esta película. Necesitamos a un Clint Eastwood renovado.


Comunicador en formación. Futuro cineasta. Actor y community manager de la Corporación Sino Teatro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR