Search

Los últimos de Filipinas: la absurda y heroica lucha por la sombra de un Imperio

En su primer largometraje Salvador Calvo nos narra desde un particular punto de vista los 337 días de resistencia a los que fueron sometidos 50 soldados españoles. Luchando por el ideal de un imperio evocado al fracaso, su esfuerzo y sacrificio los ha coronado como héroes de la historia de España, esos héroes hoy día conocidos como “Los últimos de Filipinas”.

¿Patriotismo? El necesario

Cuando se realiza una película que narra algún episodio de la historia de España siempre surge la tediosa cuestión de saber qué nivel de patriotismo tendrá.  En este caso, Calvo, nos intenta mostrar un punto de vista sobre el episodio de Filipinas más humanista, donde no se trata tanto el sentido del deber con la patria, que también, sino un ensalzamiento sobre la valentía,  la constancia y la lealtad de un grupo de soldados que luchaban, en su mayoría movidos, por un ideal romántico.

Llama la atención la manera sutil en la que el director presenta la diversidad de pensamientos dentro del pelotón, mientras a su vez muestra ese olvido y desastrosa gestión llevada a cabo por el gobierno español que nos lleva a recordar el famoso dicho de “España, un gran país con malos gobernantes”.

Quizás lo más llamativo de esta película es que, pese a tratarse de un suceso bélico, no posiciona al espectador en ningún bando. No interesa crear una rivalidad, no hay buenos ni malos, solo seres humanos perdidos a su suerte por una guerra forjada a la postre de intereses económicos de países egoístas y miserables.

Un gran debut

Resulta sorprendente pensar que al ver “Los últimos de Filipinas” te encuentras con el debut en la gran pantalla de un director. En este caso, Salvador Calvo merece una clara alabanza ya que nos presenta un largometraje técnicamente notable.  La dirección de fotografia a manos de Alex Catalán nos muestra unos paisajes de Guinea Ecuatorial verdaderamente maravillosos, eso unido a la concordancia cromática que se presenta durante toda la película, crea una atmósfera que va transformándose progresivamente a la par de la sensación del pelotón, de esa libertad y amplitud por lo desconocido, con planos generales en exteriores, a ese sentimiento de claustrofobia y paranoia del que son víctimas por tantos días de encierro.

1898_los-ultimos-de-filipinas_primeras-imagenes-2

Cabe destacar los planos aéreos, como el que se da al inicio de la película, con todos los soldados atravesando el río, así como los efectos de cámara y de sonido que transmiten sobradamente las emociones que viven los personajes en el espectador.

A nivel narrativo se trata de una película con un pulso estable, la duración, en mi opinión, me parece excesiva y quizás en algunos momentos puede hacerse algo lenta. En cuanto al guion, he echado en falta una mayor profundización en el carácter y los intereses de los personajes que conforman el elenco principal, si bien es cierto que el director ahonda en la personalidad y motivaciones de algunos de sus protagonistas, ese desequilibrio de conocimiento hacen que no puedas llegar a empatizar al mismo nivel con los dramas y miserias que vive cada uno.

La banda sonora a manos de Roque Baños me parece un acierto, con melodías épicas en donde mezcla los sonidos típicos de las tribus autóctonas filipinas y una marcha de tambores militares, eleva la emoción en los momentos de mayor dramatismo de la película generando así un abanico de emociones en el espectador.

Una visión diferente

En mi opinión, nos encontramos ante uno de los mejores productos que nos ha ofrecido este año el cine nacional. Con un reparto excepcional en el que merecen mención especial las interpretaciones de Álvaro Cervantes,  Javier Gutiérrez  y Carlos Hipolito. Si bien es cierto que el resto del actores cumplen con lo que se espera de ellos, el único que quizás me cuesta creerme debido a la ambigüedad con la que se presenta a su personaje es Eduard Fernández, al que en algunos momentos he notado incomodo en la piel del Capitán de las Morenas e incluso algo forzado en su interpretación.

059260

“Los últimos de Filipinas” es una película muy digna, un gran debut de Salvador Calvo, donde nos encontramos con uno de los episodios más heroicos y a la vez absurdos de nuestra historia. Una visión más humana de la guerra donde los valores por la patria no son el principal protagonista, y sí la admiración hacia virtudes tales como el deber, la valentía, el sacrificio y ante todo la lealtad.

Una película más humanista que belicista donde encontraras las miserias a las que fueron sometidos un grupo de soldados que luchaban por esa idea romántica de un imperio del que solo quedaban las cenizas de una llama que una vez ardió con fuerza.

Los últimos de Filipinas: la absurda y heroica lucha por la sombra de un Imperio
5 1 voto

Comentarios

  • Entretenimiento7
  • Interpretaciones7
  • Banda Sonora6
  • El Final6
  • Aspectos Técnicos7
  • 6.6

    Score

    Un gran debut de Salvador Calvo que narra uno de los episodios más heroicos y a la vez absurdo de nuestra historia. Muy recomendada


Fotógrafa y apasionada del cine


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies