Search

Lo mejor del terror acuático (Parte 1)

Todo buen cinéfilo tiene clara una cosa: hay cine para cada momento del año y no disfrutamos igual de una película en una estación que en otra. Por mucho que nos empeñemos, no es lo mismo ver ¡Qué bello es vivir! en Navidad que verla en agosto.

Por eso hay películas muy apropiadas para el verano y, entre ellas, destacan todas aquellas cintas de terror que tienen el agua como elemento clave. La mayoría de estas películas son protagonizadas por criaturas acuáticas reales que tienen la etiqueta de “devoradoras de hombres” con lo que tienen un plus de realidad que hace que nos gusten aún más.

Por otro lado, aun habiendo excepciones, son películas en las que prima el entretenimiento por encima del contenido de manera que son ideales para ver en días en los que el calor nos tiene medio derretido el cerebro. Sin más, empezamos. Sólo una recomendación: ojito donde os remojáis en verano.

Surgió del fondo del mar (Robert Gordon, 1955)

Los años cincuenta fueron muy prolíficos en lo que al cine fantástico se refiere y, por supuesto, también tenemos ración de criaturas acuáticas en el cine de esos tiempos. Surgió del fondo del mar está protagonizada por un pulpo gigante radioactivo (la radiación fue una de las constantes del cine de la década) y destaca por los efectos especiales, que corrieron a cargo del maestro Ray Harryhaussen, y por las escenas de destrucción de San Francisco.

Surgió-del-fondo-del-mar

Está muy claro que esta película, a día de hoy, no da ningún miedo pero ya le gustaría a cualquiera de los subproductos de este tipo que se estrenan cada año tener la clase que tiene esta cinta.

Tiburón (Steven Spielberg 1975)

Que levante la mano el que no ha tenido un momento de duda al meterse en el mar tras verla. Tiburón es una cima del terror, una de las mejores películas de todos los tiempos y el título más importante de cine de tiburones. Antiguamente decían que el verano no empezaba hasta que la Obregón hacía su tradicional posado veraniego. En mi casa no lo hace hasta que no se ve Tiburón.

Tiburón

En esta película hay muchos aciertos pero hay dos cosas que la han hecho tan especial. Por un lado, su banda sonora, icónica como la que más. Por otro, no mostrarnos al tiburón hasta bien avanzada la película, recurso muy habitual dentro de las monster movies que pocas veces ha tenido mejor resultado. Si a estos dos elementos le añadimos la maestría de Spielberg tras las cámaras, una historia llevada con pulso y un trío protagonista en estado de gracia, tenemos un resultado tan magnífico como este.

Ondas de choque (Ken Wiederhorn, 1977)

Nazis, zombies y Peter Cushing. Tremendo cóctel ¿verdad? Es cierto que más que de terror habría que considerarla como una película de ciencia-ficción pero es imposible poder resistirse a una película que tiene como protagonista a un mad doctor que se ha dedicado a investigar con soldados creando unos zombies-nazis, quienes nos regalan escenas memorables surgiendo de las aguas. No esperéis nada del otro mundo pero es una cinta de serie B curiosa que, si cae en vuestras manos, deberíais ver.

Ondas-de-choque

Orca, la ballena asesina (Michael Anderson, 1977)

Siempre he considerado esta película como una gran desconocida a reivindicar porque aunque está clarísimo que es deudora de Tiburón, tiene un elemento que la hace única dentro de su género. Su particularidad es que la historia la vamos a vivir desde el punto de vista del animal, una orca macho que busca vengarse del personaje de Richard Harris, causante de la muerte de su familia.

Orca-la-ballena-asesina

Con este planteamiento no es raro que, durante el visionado de esta película, acabéis empatizando más con el animal que con los humanos. No llega al nivel de Tiburón, pero creo que es una de las mejores películas de terror acuático que he visto nunca. Especial atención a la banda sonora de Ennio Morricone, de las mejores que ha compuesto nunca.

Piraña (Joe Dante, 1978)

A Joe Dante lo asociamos con el cine de terror de los ochenta pero este hombre ya empezó a dar guerra en los setenta con una película que, como no, pretendía darle una nueva vuelta de tuerca a la historia de Tiburón. En este caso dejamos el mar y nos vamos al río y, en vez de bestias pardas gigantes, a quien tenemos que temer es a las pirañas.

Piraña

Que sí, que la película no es nada del otro mundo, que el desarrollo tiene momentos demenciales y unos personajes tontos perdidos pero ¿qué más da? Piraña es tan divertida y entretenida que podemos pasar por alto todo eso y más. Ojito a los nombres del reparto: Dick Miller, Kevin McCarthy, Barbara Steele o Belinda Balaski. Canelita fina si lo tuyo es la serie B.

Lo mejor del terror acuático (Parte 1)
Valora este post


Mientras llega el apocalipsis zombie, mato el tiempo viendo películas y series.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies