Search

Lo mejor de… Cary Grant

El pasado 29 de noviembre se cumplieron 30 años de la desaparición del eterno galán de Hollywood Cary Grant. Su porte de gentleman inglés, aderezado con altas dosis de humor ingenioso y una pícara mirada, hicieron de este actor nacido en Bristol un arquetipo del hombre moderno norteamericano. Aquel que no necesita llevar un traje a medida para ser irresistible.

Desde Universo Cine queremos rendirle tributo repasando sus siete mejores papeles.

Mortimer Brewster (Arsénico por compasión, 1944, Frank Capra)

Sé un periodista reconocido, cásate con tu vecina de la infancia y encuentra un cadáver. A priori suena a pesadilla, pero en esta hilarante comedia de Frank Capra no podrás evitar sonreír al ver los entresijos con los que se encuentra el pobre Mortimer Brewsner. ¿Qué persona puede continuar siendo elegante estando maniatada y con un pañuelo en la boca? Pues sí, Cary Grant.

David Huxley (La fiera de mi niña, 1938, Howard Hawks)

Imposible dejar  fuera de este ranking al tímido y patoso paleontólogo David Huxley, cuya misión de terminar de ensamblar el esqueleto de un brontosaurio se verá claramente afectada por la figura de Susan Vance, una mujer excéntrica e inoportuna que tiene que cuidar del regalo que su hermano le ha hecho a su tía, un leopardo llamado Baby.

C.K. Dexter Haven (Historias de Filadelfia, 1940, George Cukor)

En esta película de 1940, Grant vuelve a compartir cartel con Katharine Hepburn. Su personaje de ex marido, cínico, algo resuelto y con un aire desenfadado dieron lugar a una de sus interpretaciones más emblemáticas. Una visión de un Cary Grant más informal pero igualmente impecable.

Devlin (Encadenados, 1946, Alfred Hitchcock)

Su beso con Ingrid Bergman se ha convertido en una escena mítica de la historia del cine. Esta exquisita película de suspense no hubiese sido lo mismo sin la palpable química que había entre sus dos actores protagonistas. Sus diálogos ingeniosos junto a la enorme carga de tensión que destilan durante toda la película, hacen de este clásico de Hitchcock una obra indispensable dentro de la filmografía de Grant.

Roger O.  Thornhill (Con la muerte en los talones, 1959, Alfred Hitchcock)

Ya inmerso en la era del technicolor, Cary Grant continuo demostrando que sabía tener clase incluso corriendo delante de un avión. Una de las situaciones más absurdas que cualquier hombre del siglo XX podía imaginar pero que, sin embargo, Hitchcock plasmó en una fabulosa escena.  Sus diálogos con Eva Marie Saint, así como su traje gris y la convicción en su discurso, convierten a Grant en un digno predecesor del afamado Donald Draper.

Dicen que un buen producto jamás podrá volverse caduco, lo cierto es que pese a que pasen los años es indiscutible que nunca encontraremos a un actor de la talla de Cary Grant ¡Larga vida al rey de la alta comedia!

Valora este post


Fotógrafa y apasionada del cine


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies