Search

Expediente Warren: El caso Enfield. Crítica

El viernes pasado se estrenaba en España, tres años después de la primera, la esperada segunda parte de Expediente Warren, donde James Wan, director de la cinta, vuelve a dar una clase magistral sobre cómo dirigir cine de terror en el siglo XXI, donde ya nada parece sorprendernos y mucho menos asustarnos (cinematográficamente hablando, claro).

En esta ocasión, Wan nos invita a adentrarnos en uno de los casos más conocidos y mejor documentados de la historia de la parapsicología, el caso Enfield, donde una familia de esta localidad de Inglaterra se vio amenazada por un espíritu demoníaco y con pocas ganas de hacer amigos, haciendo de sus días tanto como de sus noches su peor pesadilla. La iglesia no tardó en hacerse eco de esta historia, lo que propició la presencia de los Warren, como si de Los Cazafantasmas se tratara, en el caso.

CasoEnfield

Sí, parece el mismo argumento que la primera y realmente no se diferencia demasiado de ella, salvo porque, en esta ocasión, se nos permitirá conocer un poco más a Lorraine y Ed Warren, sus motivaciones personales y sus demonios del pasado, literalmente.

Basado en hechos reales

¿Dónde reside el éxito de este tipo de películas? ¿por qué hablamos del caso Enfield como una de las mejores cintas del género actual? El factor de “éxito” con el que juegan estas películas es el “basado en hechos reales”, cuando lo sobrenatural le da un punta pié a la realidad y nos hace dudar de ella, hablar de viejas historias que vivimos de pequeños o de leyendas urbanas que creíamos ya olvidadas.

CasoEnfield2

El caso Enfield es una de ellas, e inevitablemente buscarás información sobre este “hecho real” (os invito a ver el programa de Cuarto Milenio, ‘Poltergesit de Einfield: ¿Realidad o montaje?’) y aquí os haré un rápido resumen: en 1977 la familia Hodgson residentes en la localidad de Enfield comenzaría a vivir fenómenos paranormales cuando las dos hermanas mayores Janet y Margaret juegan a la ouija.

Es a partir de ese momento cuando la actividad “demoníaca” despierta en la casa. Objetos que salen despedidos contra las paredes, sillas que se mueven solas, golpes, posesiones y voces de ultratumba quedarían registrados por periodistas del Daily Mirror y por miembros de la Sociedad para la Investigación Psíquica como Maurice Grosse. A pesar de toda la documentación recogida (fotografías, vídeos, audios y testimonios), en reiteradas ocasiones, y como se muestra también en la película, estos fenómenos se cuestionaron inevitablemente.

CasoEnfield3

Pero, ¿cuánto hay de real en la película? Poco. Solo la historia de base de la que parte así como la investigación real que se hizo sobre el caso, porque queramos o no es ficción y sin los sustos, las sillas voladoras y los personajes terroríficos de la historia que Wan nos propone no sería lo mismo, de ahí el “basado”.

Los Warren cinematográficos

La protagonista indiscutible de la película es Vera Farmiga, nominada al Oscar y a Los Globos de Oro por ‘Up in the air’, vuelve a interpretar a Lorraine Warren, un personaje mucho más sensible al que nos tiene acostumbrados en la serie ‘Bates Motel’En esta ocasión, nos adentraremos más en su figura, en su fe y en la unión con su marido, Ed Warren, interpretado por Patrick Wilson (no, no es Chris Pratt), que la ayudará a enfrentarse a sus temores. Su relación se convierte en el pilar donde se apoyan mutuamente, la complicidad y el amor que se profesan ambos es realmente lo sobrenatural de la película. 

ExpedienteWarren2  

Por otra parte, cabe destacar la interpretación de la jovencísima Madison Wolfe, a la que hemos podido ver en películas como ‘Joy’ (2016, David O’Russell), pero no ha sido hasta esta película donde la hemos disfrutado durante más metraje y no lo hace del todo mal. Interpreta a Janet Hodgson, la niña a través de la que se manifestaba el mayor número de fenómenos paranormales y vehículo de comunicación para el ente. Esas caras de absoluto pánico y el momento bajo las sábanas que recordaba a ‘El proyecto de la bruja de Blair’ (1999, Daniel Myrick, Eduardo Sánchez), consiguen ponerte los pelos de punta, y es que los niños en las películas de terror ya se sabe, son una apuesta segura.

MadisonWolfe

El resto de personajes están aceptables. De “los monstruos” que aparecen y sin contar más de lo necesario, te quitarán el hipo, sobretodo El Hombre Torcido, ¿soy yo o el tipo de animación del personaje se parece a Babadook?

Microinfartos previsibles

A nivel técnico me quito el sombrero por dos secuencias: la primera, el momento de la proyección astral de Lorraine en el caso de Amytiville, los planos aberrantes acentúan más el desequilibrio mental mientras recorre cada una de las muertes de la familia y la simetría que se establece en el espejo con el asesino Ronald DeFeo.

Expediente-Warren-El-caso-de-Enfield_critica

La segunda secuencia que me gustaría destacar es la presentación de la familia Hodgson, en Einfield, tanto de los miembros como de la casa donde van a ocurrir los fenómenos, empezando con un plano general exterior calmado de la casa para posteriormente introducirnos, sin corte, en el jaleo y la cotidianidad de una familia de cinco miembros, donde cuatro de ellos son niños. De alguna manera estos recursos te hacen saber que estás ante una película de terror cuidada, independientemente de lo previsible y tópica que resulte.

ExpedienteWarren4

Como toda buena película de terror que se precie juega con los sustos y lo hace muy bien, quizás sea un recurso del que se abusa demasiado, quizás, pero a pesar de ello la tensión conseguida a través del sonido sostenido y la subida del mismo hace que pegues alguna que otra encogida en la butaca del cine, dejando atrás a los personajes, que por sorpresa puedan aparecer.

El final

Un final precipitado, atropellado y rápido, la traca final se sucede demasiado deprisa. Es entonces cuando echas en falta el desarrollo de algún que otro personaje como La Monja (aunque se dice, se cuenta que tendrá un spin-off para él/ella solo/a) y te das cuenta de que sobran las repetitivas escenas sobre la posesión de Janet así como la divagación de algunos momentos que incitan a la risa involuntaria. Quizás sea esta la única pega que le pueda poner a la película.

Pero lo mejor de todo es que tendremos matrimonio Warren para rato. Solo hay que ver su sótano/museo lleno de objetos demoníacos, cada uno con su historia, para saber que estamos ante una de las sagas más rentables del género de terror (y eso esperamos). Y puestos a pedir por qué no, una serie.

Expediente Warren: El caso Enfield. Crítica
5 2 votos

Comentarios

  • Entretenimiento7
  • Interpretaciones7
  • Banda Sonora 7
  • El final7
  • Aspectos técnicos7
  • 7

    Score

    James Wan, a pesar de los tópicos y los elementos previsibles de las películas de terror con los que juega, consigue dar con la fórmula del éxito y llevar al público al cine para pasarlo mal satisfactoriamente.


Graduada en Comunicación Audiovisual y futuro proyecto de persona adulta. Especializada en la relación entre cine-realidad, series de ciencia ficción y otras temáticas. Dame ficción y te contaré la realidad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies